Lilith. ¿La primera vampiresa de la historia?

Lilith
Foto: Ilustración de una vampiresa.

El mundo antiguo nos ha dejado numerosas narraciones sobre los orígenes de la humanidad. Un relato que no deja de suscitar interés se refiere a una diosa llamada “Lilith”.

En algunos textos se la describe como un demonio, en otros es un icono de la que fue una de las diosas más oscuras del paganismo. Lilith es uno de los espíritus femeninos conocidos más antiguos del mundo. Sus raíces las encontramos en el famoso poema épico de Gilgamesh, pero también se habla de ella en la Biblia y en el Talmud.

Millones de personas en todo el mundo conocen la historia de Adán y Eva tal como la narra el Génesis, pero poco se sabe de Lilith, misteriosa primera mujer de Adán.

Pero… ¿Quién es Lilith? 

Foto: LilithLilith, para la mitología hebrea, aunque, rara vez mencionado en iglesias y sinagogas por estar plagada de tabúes tales como el infanticidio, el feminismo o el sexo, fue la primera y autentica mujer de Adán que se escapó del paraíso por su propia voluntad.

En el capítulo uno del Génesis, se dice: “Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios los creó; varón y hembra los creó”. Por lo tanto, la mujer y el varón fueron creados al unísono.

Adán y Lilith nunca encontraron la paz juntos, pues cuando él quería acostarse con ella, Lilith se negaba, considerando que la postura recostada que él exigía era ofensiva para ella.

¿Por qué he de recostarme debajo de ti?  – preguntaba – Yo también fui hecha de polvo y, por consiguiente, soy tu igual”.

Cansada de que Dios no atendiera sus reivindicaciones, decidió abandonar el Paraíso, antes que someterse y renunciar a sí misma. Invocó el Nombre de Dios, innombrable en toda la tradición judía, por considerar que el Nombre verdadero de cualquier ser contiene las características de lo nombrado, y por lo tanto, es posible conocer su esencia y adquirir poder sobre ello.

Ella se aleja del lado de Adán. Él se queja al Creador que, condolido por el desamparo del varón, envía a tres ángeles a buscar a Lilith (Senoy, Sansenoy, y Semangelof) .

Después, Lilith se alojó en una cueva en las costas de Mar Rojo, donde hasta éstos días se encuentra según la leyenda. Ella acepta a los demonios del mundo como amantes, y crea a miles de niños demonio, por eso, fue llamada Madre de los Demonios, esposa de Asmodeus, el Rey de los Demonios.

Ella se niega a volver. Sabe que, por orden de Dios, a su regreso le espera hacerse cargo de todos los niños recién nacidos. Lilith quiere permanecer en el Mar Rojo, región en la que abundaban los demonios lascivos, con los que había dado a luz a varios lilim (demonios/vampiros de la antigüedad). El castigo de Dios por esta negativa de Lilith a regresar al lado de Adán, consistirá en hacer perecer cada día un centenar de esos hijos.

Lilith exclamó que incluso esta suerte era mejor que regresar al Edén y a la sumisión a Adán. Tan pronto como los Ángeles cumplieron su amenaza, Lilith también hizo una terrible proclamación.

En respuesta por el dolor infligido, mataría a los hijos de Adán. Juró atacar a los niños e incluso a sus madres durante el nacimiento. Juró, también, que los recién nacidos estaban en peligro de ser objeto de su ira.

No solo esto, sino que también se uniría a los hombres en su sueño, robándoles su esperma para dar nacimiento a más niños demoníacos, que reemplazarían a esos asesinados cada día. De ahí, su semejanza con los súcubos.

Ante la negativa de regresar con Adán, Dios decidió dar una nueva compañera a su creación, pues proclamó que “No es bueno que el hombre esté solo”; creó a Eva a partir de una de sus costillas y por lo tanto sumisa al hombre.

 

Lilith Sumeria

Por otro lado, tenemos a Lilith o Ishtar en la mitología Mesopotámica. Cabe recordar que, son los textos más antiguos de la historia, por lo tanto, la raíz del vampirismo reside en las tablillas sumerias de arcilla.

Simplificar esta historia es algo complicado, ya que, se puede entender que Lilith, es un aspecto individual o personificado de Innana/Isthar/Astarté, es decir, la misma “persona”.

Dicho esto, en los grabados y representaciones sumerias, Lilitu es un “espíritu del viento nocturno” ( Significado de su nombre en sumerio), encargado de vigilar la entrada que divide el mundo físico del mundo espiritual. Tiene el aspecto de una joven alada que lleva a los hombres al templo de Ishtar/Innana para que mantengan, con las sacerdotisas vírgenes que allí se encuentran, ritos de iniciación sexual, destinados a perfeccionar su evolución espiritual y a alargar la vida física de las mismas, gracias a una regeneración de sus cuerpos a partir de dichas celebraciones. Esa es la forma que tienen los hombres, a su vez, de participar en los misterios de Innana/Ishtar, guiados, también, en ese sentido por Lilitu, que no deja de ejercer, aquí también, funciones de guía y maestra que da conocimiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s